Ideal

Jaén, 21 abr (EFE).- La consejera andaluza de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha dicho que el reciente revuelo sobre el consumo de la grasa de palma podría conllevar un aumento de la demanda de aceites más saludables y sostenibles por la industria agroalimentaria para dar respuesta a consumidores más exigentes.

Ortiz, que ha inaugurado hoy en Jaén el IV Diálogo Expoliva, titulado 'El sector de la elaboración de aceite de oliva. Distintos modelos de competitividad para un entorno similar', ha señalado que esta circunstancia probablemente beneficiará también al aceite de oliva, que cada vez se utiliza más en los alimentos procesados.

La consejera ha animado hoy a los productores de aceite de oliva de Andalucía a aprovechar las "circunstancias únicas" que se dan en esta campaña "para afianzar nuestros logros y crecer en los mercados exteriores".

Ortiz ha señalado entre los rasgos positivos que caracterizan esta campaña, la previsión de un crecimiento del consumo de este alimento, principalmente fuera de la Unión Europea, a lo que se añade, que el aceite de oliva es el producto agroalimentario andaluz más exportado, con más de 2.300 millones de euros en la pasada campaña.

Así, de octubre de 2016 a enero de 2017, Andalucía ha vendido en el extranjero 232.000 toneladas de aceite de oliva por más de 800 millones de euros, un montante que supone un aumento del 33 % respecto al mismo período de la campaña anterior.

Además, según los datos que recoge la Agencia de Información y Control de Alimentos (más de 1.043.000 toneladas producidas en Andalucía hasta finales de marzo), parece que esta cosecha situará a la región andaluza en ventaja frente a sus competidores, ya que en Italia, por ejemplo, la producción se ha reducido a la mitad.

En su intervención, la consejera se ha referido también a los retos "que aún tenemos por delante" y a las cuestiones susceptibles de mejorar en el futuro como, por ejemplo, planificar bien las campañas y segmentar mejor los consumidores.

"Hay un aceite de oliva para cada cliente y cada uso", ha afirmado Carmen Ortiz en relación a los aceites Premium, virgen extra, de marca blanca o refinados, por ejemplo, "y en cada uno de ellos podemos generar valor como han demostrado las empresas del sector".

En cuanto a la lucha contra el fraude en este ámbito, la consejera ha recalcado que se trata de "una tarea de todos, desde los productores y envasadoras hasta la distribución y los consumidores, no sólo de la Administración en su deber de hacer cumplir la ley".