Ideal

Melilla, 20 abr (EFE).- El mal tiempo ha obligado hoy a cancelar muchas de las rutas marítimas de Melilla con la Península, lo que ha afectado a buques de pasajeros con Almería, Málaga y Motril (Granada) y de carga como el que iba a transportar máquinas para unas obras en la frontera con Marruecos.

Las navieras Trasmediterránea, Baleària y Armas han anunciado que suspenden entre hoy y mañana sus conexiones con los puertos andaluces por la previsión de fuertes vientos y oleaje en sus trayectos a Melilla, donde están activados avisos de nivel naranja y amarillo por fenómenos costeros adversos.

Ante el mal estado del mar de Alborán, Transmediterránea ha cancelado este jueves y mañana viernes sus barcos de Melilla a Almería y Málaga.

La compañía Baleària también ha suspendido para este jueves sus ferris con Málaga, además de sufrir retrasos en la línea con Almería, mientras que Armas ha anunciado que cancela mañana sus buques con Motril.

En total, las supresiones y retrasos afectan a nueve rutas de viajeros entre la ciudad y la Península.

Además de los barcos de pasajeros, el mal tiempo también ha conllevado la cancelación de buques de carga como el que tenía previsto transportar desde Málaga máquinas necesarias para las obras en el paso fronterizo de Farhana.

La Delegación del Gobierno en Melilla había anunciado que mañana cerraba este puesto fronterizo, el segundo más importante entre España y Marruecos en la ciudad, para realizar obras de asfaltado hasta el domingo.

Sin embargo, el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ha explicado que mañana viernes permanecerá abierto y en caso de que pudiera llegar el barco, cerrará solo el sábado y el domingo.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene activados avisos de nivel naranja y amarillo hasta la tarde del próximo sábado en Melilla, ante la previsión de vientos del este y nordeste de fuerza 7 con olas de 4 a 5 metros.

El naranja es el nivel intermedio por riesgo meteorológico importante, debido a fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, solo por debajo del rojo o extremo, mientras que el amarillo es el más bajo.