Ideal

Jaén, 20 abr (EFE).- Expertos se fijan como objetivo reducir en un 10 por ciento los costes de producción en la agricultura gracias al uso de drones, que facilitan la información necesaria para que los cultivos reciban en cada momento lo que necesiten.

Así lo ha asegurado a Efe José Javier Santiago, miembro de la empresa Conapa (Compañía Nacional de Peritos Agrícolas), que imparte hoy en el Parque Tecnológico de Geolit en Mengíbar (Jaén) un curso para el uso de drones de ala fija en agricultura de precisión y en la que participan técnicos, responsables de administraciones, miembros de asociaciones de regantes y agricultores.

José Javier Santiago cree que seguramente el futuro de la agricultura esté muy ligado a los drones, de forma que en unos cuatro o cinco años cada cooperativa agrícola pueda tener un dron que le facilite todos los datos sobre las explotaciones.

El dron recoge información detallada para determinar la salud de los cultivos, captura múltiples datos en un solo vuelo y reduce costes obteniendo datos en tiempo real, de forma que detecta lo que la finca necesita.

Este tipo de pequeños aviones no tripulados puede volar sobre zonas de difícil acceso y convierte las imágenes multiespectrales en mapas precisos.

Con ello se puede detectar el vigor de plantas, las carencias de nutrientes, el estrés hídrico, conteo de plantas, en lo que se refiere al ganado y las especies cinegéticas, permite gestionar el número y distribución de la cabaña ganadera, y evaluar la calidad de pastos y forrajes.

También tiene aplicaciones en campos de golf y zonas verdes, como parques y jardines, favoreciendo la planificación de sistemas de riego óptimos o analizando la cantidad de clorofila del césped y optimizando el programa de fertilización.

Mientras que en zonas forestales se puede calcular la masa forestal, el posicionamiento y la altura del arbolado o evaluar los daños en zonas afectadas por incendios.

Desde Conapa, empresa creada en 2008 pero que desde 2010 se dedica también a la agricultura de precisión, consideran que el agricultor se encuentra expectante ante este tipo de tecnología y aunque no ven a corto plazo un resultado, hay que darle valor al hecho de que al final con el control de los datos se reducen los costes.

Aunque depende del tipo de cultivo y distintas variables, el coste por la interpretación de datos de esta tecnología es de 4 o 5 euros por hectárea, 10 euros si realizan el vuelo y la interpretación de datos de forma conjunta.

El objetivo que se marcan es reducir los costes de producción de las explotaciones en un 10 por ciento, siguiendo los resultados expuestos en estudios realizados en Francia.

Además, aseguran que se trata no solo de reducir costes sino de una mejora del medio ambiente dando a la planta lo que necesita y evitando el exceso de productos como pesticidas.