Ideal

Granada, 20 abr (EFE).- La consejería de Medio Ambiente ha liberado hoy unos 10.000 alevines de trucha común en el río Cacín a su paso por Arenas del Rey (Granada), una iniciativa para consolidar esta especie en peligro de extinción en su hábitat y aportar nuevo material genético para poder combatir a especies invasoras.

La delegada de Medio Ambiente, Inmaculada Oria, ha explicado durante la suelta de los alevines que la iniciativa se enmarca en un programa que mantiene la Junta desde 2005 para aportar nuevo material genético e incrementar así el número de efectivos.

Oria ha indicado que estos alevines, que proceden de una cría en cautividad desarrollada en el centro de Conservación y Cría de Especies de Aguas Epicontinentales de la Ermita, en el término de Huétor Santillán (Granada), contribuirán a consolidar la población en un espacio de la que es autóctona, frente a otras especies alóctonas como la trucha arcoiris.

La Junta pretende así devolver a la especie, "de gran interés socio-económico", a una situación de estabilidad ecológica, en equilibrio con las demandas actuales para lo que se reintroduce la trucha común en tramos del río en los que se ha contrastado su presencia histórica pero con una decadencia del número de ejemplares por causas tanto humanas como naturales.

La trucha común (Salmo trutta), la más meridional de Europa, se distribuye en la Península Ibérica por las cabeceras de casi todos los ríos y en Andalucía está catalogada como una especie en peligro de extinción en el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía.

Además de la presión de la pesca, otros factores que están contribuyendo a la desaparición paulatina de este pez son la alteración del hábitat, la contaminación, las repoblaciones inadecuadas con trucha común no autóctona, el aislamiento genético de las poblaciones, la sobrepesca o el furtivismo.

Entre otras actuaciones clave para su recuperación, la Junta desarrolla el Censo Andaluz de Pesca en todos aquellos ríos andaluces con presencia de trucha común, unos trabajos que han permitido determinar la estrecha relación existente entre el régimen de precipitaciones y la densidad de estas poblaciones trucheras.