Ideal

Granada, 20 abr (EFE).- La Junta ha homenajeado hoy El Quijote y ha resaltado el "incalculable" legado que conserva el Aula Cervantina de la biblioteca de Órgiva (Granada), centro que custodia uno de los mayores fondos de Cervantes con más de 300 ediciones únicas de obra traducida hasta en 82 idiomas.

La delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, ha valorado la "incalculable" aportación a la literatura de la biblioteca y del creador de esta impresionante antología, Agustín Martín Zaragoza, "cuya inmensa labor ha posicionado este legado como gran reclamo para investigadores y centros de estudios de todo el mundo".

En un acto que se enmarca en la conmemoración del Día del Libro, García y el delegado de Cultura, Guillermo Quero, han destacado el valor de algunas joyas de esta colección cervantina como la primera traducción de El Quijote al danés (1865) o una edición en esperanto de 1977 titulada 'Ingenia Hidalgo don Quijote de la Mancha'.

El aula cervantina de este municipio alpujarreño conserva además una edición en papel de hilo fechada en 1892, con caracteres en letra bastarda española y publicada en Barcelona en la imprenta de Gorhs y permite leer las aventuras del hidalgo más universal en ruso, quechua, "a lo paisa" o en braille.

Con motivo del Día del Libro, este municipio alpujarreño en el que residen ciudadanos de más de 70 nacionalidades ha programado para la próxima semana una lectura colectiva del Quijote.

La biblioteca conserva facsímiles de la primera edición de 1605 de Juan de la Cuesta, de ejemplares de 1732 de Argamasilla de Alba, además de los realizados en 1780 por Joaquín Ibarra.

Hay ediciones que destacan por la belleza y peculiaridad de sus ilustraciones, como la de 1898, con reproducciones de cuadros de José Moreno Carbonero y Daniel Urrabieta.

Una de las últimas en incorporarse a la colección es la ilustrada por el alemán Eberhard Schlotter, en 1905, denominada Quijote del centenario y con 689 láminas de Jiménez Aranda, que se ha sumado a ediciones con ilustraciones de Antonio Saura, Mingote o el propio Salvador Dalí, que puso su talento en un volumen en griego firmado por la reina doña Sofía.

El Aula Cervantina lleva el nombre del exbibliotecario orgiveño, Agustín Martín Zaragoza, entusiasta del Quijote, y que inició la colección en 1967.

Por sus salas han pasado numerosas personalidades de la Casa Real y de los gobiernos central y autonómico desde que se inauguró en 2001 y acoge en sus estanterías una colección sorprendente de ediciones del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, acumulando un total de 150 ediciones y más de 600 volúmenes de crítica e interpretación.