Ideal

Granada, 20 abr (EFE).- Unas jornadas sobre calidad del aire, con cerca de ochenta profesionales y expertos, han defendido hoy en Granada el uso del gas natural en lugar de otras fuentes de energía como un factor de mejora en la descarbonización progresiva de la sociedad.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca; la vicepresidenta de la Diputación de Granada, María Ángeles Blanco; y el director de Gas Natural Andalucía, Narciso Prieto, han inaugurado esta iniciativa para analizar las diversas medidas y usos del gas natural para una mejora significativa en la calidad ambiental de las ciudades.

La ciudad de Granada y toda su área metropolitana sufren contaminación atmosférica constatada a través de los datos recogidos en los últimos años.

Durante ese tiempo se ha desarrollado un amplio número de instrumentos legales, tanto a nivel internacional como nacional y regional, cuya aplicación ha influido en una mejora de la calidad del aire.

Para establecer una estrategia clara y eficaz en la lucha contra la contaminación atmosférica, se lleva a cabo la redacción y puesta en marcha del plan de mejora de la calidad del aire, que pretende ser el elemento central de acción en la reducción de la contaminación atmosférica y la mejora de la calidad del aire en la ciudad de Granada.

La multinacional energética Gas Natural ha informado de que económicamente el gas natural aporta una fuente de energía eficiente y económica que facilita la productividad y competitividad al sector comercial e industrial, lo que permite que genere el nivel de ocupación profesional preciso para su entorno.

Socialmente, en el impacto sobre las personas, el gas natural se reafirma como la mejor solución, ya que satisface los servicios de cocción, agua caliente sanitaria y calefacción con soluciones sencillas, económicas y con el máximo control individual sobre cuándo y cómo utilizarla.

Francisco Bueno, delegado de Gran Consumo de Gas Natural Andalucía, ha destacado que el gas natural es el combustible que emite menos CO2, por lo que su uso contribuye a reducir el efecto invernadero y a mejorar, de forma crucial, a calidad del aire de las ciudades.