Ideal

Granada, 11 mar (EFE).- Un estudio de la Universidad de Granada ha demostrado científicamente con simulaciones basadas en inteligencia artificial que la información de los medios, los SMS y el boca a boca de los votantes tras el atentado del 11M influyeron en el resultado de las elecciones celebradas tres días después.

El estudio, que han desarrollado investigadores de la Escuela de Informática y la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Granada, en colaboración con la Universidad de Newcastle (Australia), ha utilizado modelos de simulación social para comprobar matemáticamente que el tratamiento informativo del atentado influyó en el resultado electoral de 2004.

Uno de los investigadores principales del equipo multidisciplinar que ha desarrollado el estudio, Óscar Cordón, ha explicado a Efe que el trabajo ha analizado el cambio en el voto de los electores como consecuencia del impacto de los mensajes sobre el atentado del 11M que golpeó el país tres días antes de los comicios.

Lo han hecho empleando un algoritmo de inteligencia artificial que representa a cada votante prototipo como un agente virtual del modelo y que le asocia comportamientos básicos como decidir la intención de voto, atender a los mensajes de los medios de comunicación que puedan modificarla y comunicarse con los agentes vecinos de su red social.

Con este modelo de inteligencia artificial, han extraído y analizado los patrones generales de comportamiento a partir del comportamiento individual de los agentes y de sus interacciones.

El equipo ha analizado el impacto de la información que se dio las 72 horas posteriores al atentado en radio, televisión y prensa, en mensajes de texto a través de móviles y en conversaciones.

Para la simulación, han utilizado la información real sobre los resultados finales de las elecciones y la intención inicial de voto de las encuestas preelectorales publicadas semanas antes del suceso y utilizada para crear agentes prototipo que representen a los votantes de PP y PSOE y a los que se pensaban abstener, junto a los datos de audiencia y alcance de los distintos medios analizados.

Cordón ha relatado que se recrearon las condiciones ambientales del país entre el 11 y el 14 de marzo con una validación de acierto superior al 99 %, considerando la polaridad de la información de los medios en esas 72 horas, que apuntaban como autores a ETA, permanecían neutros o consideraban que el atentado correspondía a Al Qaeda.

El estudio, que publica la revista internacional "Knowledge-based Systems", apunta que el tratamiento informativo del atentado influyó significativamente en los resultados electorales, movilizó a los abstencionistas y desactivó a los votantes del PP.

El PSOE fue la opción política más influenciada por la polaridad de los mensajes de autoría del atentado y fue la intención de voto más sensible al cambio cuando se apuntó a Al Qaeda como autores.

Según el estudio, los mecanismos de difusión de opiniones de los votantes mostraron tener una influencia más significativa en el cambio que los medios de comunicación de masas.