«Españoles, Franco ha muerto»

Arias Navarro anuncia la muerte de Franco./
Arias Navarro anuncia la muerte de Franco.

COLPISAmadrid

El modo unánime en que los medios españoles contaron su fallecimiento fue probablemente la última muestra de la censura franquista sobre la prensa. La mayoría de los periódicos de la época repitieron titulares para anunciar el deceso del dictador.

Especial

Pero la encargada de dar la primicia de una de las noticias más importantes en la España del siglo XX fue Europa Press. La agencia privada consiguió confirmar antes que nadie el fallecimiento de Franco y su teletipo ha pasado a la historia del periodismo en España.

El ministro de Información y Turismo de la época también fue protagonista en las horas finales del dictador. De madrugada, León Herrera y Esteban fue el encargado de leer para las radios un comunicado en el que, «con profundo sentimiento», explicaba que el General Franco había fallecido a las 05.25 horas.

El otro gran documento audiovisual de aquel día lo protagonizó el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro. Quién no recuerda a un Arias Navarro compungido hasta llegar casi a la lágrima recitando la frase que ha pasado a la Historia de la televisión nacional: «Españoles, Franco ha muerto». Aquellas imágenes tuvieron un complemento en el No-Do que la única cadena de la época emitió tres días más tarde.

«Franco ha muerto» y «Murió Franco» fueron, con pocas variantes, las dos frases que aquel 21 de noviembre los lectores se encontraron en los quioscos. El poder de la prensa escrita quedó patente ese día, en que solo los diarios de Madrid tiraron más de 40 ediciones. Periódicos que ya están en el recuerdo como 'Pueblo', 'Arriba' o 'Ya' fueron la fuente de información de millones de ciudadanos ávidos de encontrar esta noticia. Las loas a Franco eran comunes en todos los medios escritos, incluidos los periódicos deportivos o la prensa del corazón. Como no podía ser de otra manera, la muerte de Franco estuvo también en las portadas del 'Marca' y de 'Hola'.

En la prensa regional también se glosó con grandes palabras a Franco en el día de su muerte. Pero como cuenta Alejandro Remeseiro, había una variante provincial. Cada periódico tituló en sus portadas con el ya consabido «Franco ha muerto», pero por dentro, trataba de resaltar la relación del Caudillo con su zona geográfica: «Por regla general, el nombre de una ciudad aparece unido al de Franco () en crónicas en las que se habla de su importancia para una determinada población». A veces, también, a los periódicos se les fue la mano, con titulares como «Holocausto definitivo» o «El Solitario de El Pardo: un hombre perfectamente equilibrado».

Fotos

Vídeos